sábado, 5 de enero de 2013

Para los más golosos...

Postre fácil y bien bueno para los más golosos, compuesto de bizcocho de chocolate y crema de queso. Es una versión muy particular de la famosa tarta Red Velvet.
En mi versión utilizo un bizcocho simple de chocolate esponjoso y la crema va compuesta de queso mascarpone, mantequilla y azúcar glass.
Para el bizcocho de chocolate vamos a necesitar:

INGREDIENTES:

-175 g de chocolate de cobertura

-180 g de azúcar

-150 g de mantequilla

- 75 g de harina

- 4 huevos

- 1 sobre de levadura Royal

El chocolate lo fundimos junto a la mantequilla al baño maria, también podemos hacerlo en el microhondas a poca temperatura y vigilando que no se nos queme.
En un bol grande separamos las yemas de las claras y las mezclamos con el azúcar y batimos hasta conseguir una masa clara y sin grumos, cuanto más batimos más montara y más jugoso saldrá el bizcocho. A esa misma mezcla le añadimos el chocolate ya fundido junto a la mantequilla. Ahora tamizamos la harina y la levadura, hacemos esto para que la haría coja airé, y la incorporamos en tres veces a la mezcla anterior.
Montamos las claras a punto de nieve y con una lengua vamos añadiendo poco a poco a la otra masa intentando que no pierda aire, así después el bizcocho saldrá muy esponjoso.
Precalentamos el horno a 200 grados. En un molde de unos 23 cm lo forramos con un poco de mantequilla y harina y vertemos la mezcla. Horneamos 10 min a 200 grados y 20 a 180 grados.

Para la cobertura utilizaremos 150 gramos de mantequilla, dos tarimas de queso de untar ( yo utilizo mascarpone) y 350 gramos de azúcar glass. Tenemos que mezclar muy bien todos estos ingredientes para que quede una masa limpia y sin grumos, podemos añadirle alguna gotas de colorante o de aroma, la de vainilla no le va nada mal.

Una vez tengamos todo, partimos el bizcocho por la mitad y rellenamos, volvemos a cubrir y napamos todo con la mezcla. Para decorar podemos rayar un poco de chocolate por la superficie.