jueves, 28 de febrero de 2013

Pan de espiga

Hacer pan casero es entretenido y gratificante. Qué alegría saber lo que comes y sobre todo comer algo que uno mismo ha preparado!!

Vamos a ello! Necesitamos:

-500 gr de harina de trigo.
-8 gr de levadura fresca.
-260 ml de agua, de la cual 20 ml tenemos que ponerla algo tibia.
-10 gr sal.

En un bol ponemos la harina y hacemos con la mano una especie de volcán. En el hueco que hemos preparado ponemos un poco del agua, pero que esté tibia, ya que tenemos que añadirle la levadura y deshacerla. A continuación incorporamos la sal y el resto del agua.
Mezclamos todo hasta conseguir una masa homogénea.
Ahora necesitamos una superficie amplia para darle un poco de caña a nuestra masa, ponemos harina para evitar que se nos pegue y empezamos a amasar. Amasamos durante un par de minutos hasta que veamos que nuestra masa es más consistente y dejamos reposar unos 10 minutos cubriendo con un paño húmedo.
Pasado el tiempo toca amasar un poco más, pero esta vez cerca de 10 minutos, y esto hay que cumplirlo. Amasamos hacia afuera y con la mano volvemos a traerla hacia nosotros. Si vemos que la masa se nos pega, añadimos algo más de harina pero cuidado de no añadir mucha.
Pasado los diez minutos amasando, hacemos una bola con la masa y tenemos que dejarla reposar una hora y media, tapada con un trapo húmedo.
Pasado éste tiempo, voleamos nuestra masa, que consiste en darle un poco de aire amasando con ligeras vueltas circulares. Después damos forma a la masa, haciendo un especie de rodillo con ella, largo y grueso. Ponemos el horno en funcionamiento a unos 200 grados. Colocamos la masa en la bandeja y la dejamos otra vez reposar una media hora.
Cuando pase la media hora y con la ayuda de unas tijeras, le damos unos cortes a la masa sin romperla del todo y el trozo cortado lo giramos a la derecha y el siguiente hacia la izquierda, así progresivamente hasta hacer nuestra espiga. Con la ayuda de un pincel pintamos el pan con aceite de oliva y espolvoreamos un poco de harina por encima.
Sólo falta poner en el horno y cocer unos 30 minutos.

Es fácil aunque sí es verdad que tenemos que respetar los tiempos, no tenemos que ser impacientes. Espero que lo intentéis y podáis disfrutar de un pan casero hecho por vosotros.